< Index


Video still. DFT.




Video stills. DFT.



Installation view. Hangar, Barcelona, 2014.






D.F.T. es una pieza de net cinema; un film expandido en el que el movimiento no está en la imagen, sino que es la pantalla la que viaja y se transforma en un instrumento topográfico. Se trata de una película en ‘travelling’ que se visiona horizontalmente y que, en una economía extrema del aparato técnico, nos desplaza de forma aleatoria y desjerarquizada por puntos de observación científica del planeta.

No es un panóptico; no existe una única posición privilegiada o centro único desde el cual el ojo autómata observa el impasible y desolado paisaje del “más allá”, como ocurriera en La Région Centrale. Aquí los focos de vigilancia se multiplican en sus topologías cualquiera, en sus desterritorializaciones, mostrando además y al detalle su enclave espacio-temporal. Cada discurso es entonces enunciado desde una ventana estratégica que observa el cielo, resonando recíprocamente y en abîme con su visión ucrónica del inminente final.

Los pronósticos apocalípticos se contradicen con las más simples y objetivas observaciones astronómicas. Una concatenación de verdaderos paisajes dialécticos desdoblan su mirada para acabar encontrándose en un mismo lugar, el gran indiferente. Y toda esa ‘futurotopía’ es secundada por señales sonoras de ruido blanco, interferencias fatales que nos recuerdan el fallo de la gran máquina. La agonía irreducible de un final motivado por acontecimientos naturales, sobrenaturales o humanos, que opera en correlato a ese vasto paisaje despoblado desde el que el ojo múltiple y deshumanizado articula sus máquinas que observan máquinas que ordenan el cielo.

Acaso en efecto la figura robótica - y la automatización de la percepción-, se alía con la ambición de destruir lo humano en un mundo ‘cezanniano’, anteposterior al hombre. Recorrer el continuum del mural panorámico de desiertos post-industriales imperados por ese autómata, que se alza para conferirse el poder absoluto y dominar o eliminar por completo a la humanidad que lo creó. Sólo quedaría entonces la presencia existente del ojo supervisor, de cuya mirada nada escapa. Una visión propiamente incorpórea de la variación universal. “La continuidad cósmica es bella pero trágica, porque sigue adelante sin nosotros.” (Michael Snow).

D.F.T presenta algunos signos de herencia crítica con respecto al cine expandido en su modo de presentación, y en especial en su tendencia a fusionar la tecnología con lo místico, la meca-mística. Como dijo Gene Younblood, “la noción de unidad universal y simultaneidad cósmica es un resultado lógico de los efectos psicológicos de la red global de comunicaciones”.

En cuanto a su modo de presentación, D.F.T se encuentra entre una condición móvil y otra estática; es esencialmente cinemática y simultáneamente se aleja de los modos tradicionales de exhibición y articulación de la imagen-movimiento. Su disposición horizontal no sólo hace eco del desplazamiento espacial de la(s) cámara(s), como en un movimiento panorámico o de pantalla múltiple, sino que permite una exploración libre en la que el espectador coreografía los movimientos. En última instancia, ésta sería otra manifestación del potencial descentralizante del montaje que, a través de modos subversivos de creación tecnológica (el reciclaje, la postproducción), realiza una idea radical y heterogénea del cine.

Esperanza Collado





D.F.T - Discourses for the End

2013
Net cinema, vídeo 24/7, audio, es/en. Running 2013 - 2014.
Aplicación online. Net cinema. vídeo 24/7, audio, es/en

Sound: Edu Comelles
Text Presentation: Esperanza Collado